Cómo convertir el desgaste en sostenibilidad

Cuando creamos algo, sea una cuchara, una tabla de de cortar, o una pieza de mobiliario queremos que dure mucho tiempo y que se conserve en buenas condiciones. Pero a veces, después de años de uso y desgaste, esas piezas acaban con marcas, rasguños y signos evidentes de haber sido utilizadas intensivamente. ¿Qué hacemos entonces? ¿Las tiramos y empezamos de cero? ¿O podemos aprovechar esa misma madera y crear algo nuevo y útil?

Esa fue la pregunta que nos planteamos en nuestro taller de Estudio Sangiovanni cuando nos contactaron de un restaurante Michelín para hacer un pedido de tablas nuevas debido a que las que tenían estaban ya muy deterioradas. Lo que propusimos fue que volviesen a nosotros las tablas que después de años de uso en el servicio diario del restaurante estaban claramente desgastadas, con marcas de cuchillos, manchas de alimentos y señales de haber sido lavadas y frotadas muchas veces y darles una nueva vida.

La idea era sencilla: Aprovechar la misma madera de las tablas originales y crear a partir de ellas nuevas piezas para el mismo restaurante. Así, podríamos ahorrar recursos y ser más sostenibles, al mismo tiempo que seguiríamos trabajando con una madera de alta calidad y con una historia detrás. Pero ¿cómo podíamos transformar esas tablas gastadas en algo nuevo y útil?

El proceso es largo y meticuloso, pero también emocionante y gratificante. Primero, tuvimos que cortar las partes dañadas de las tablas originales, eliminando las partes con marcas profundas o roturas. Luego, tuvimos que tallar de nuevo las superficies y las carbonizamos y cepillamos para que tengan un acabado oscuro y con mayor protección.

Una vez que las tablas estaban listas, pegamos nuevas patas y finalmente, añadimos una capa de barniz resistente y adaptado para el contacto con alimentos, para dar un acabado duradero a las tablas protegiéndolas de futuros desgastes y manchas.

La clave de este proyecto no fue solo la calidad de las nuevas tablas, sino el enfoque sostenible que tuvimos desde el principio. En lugar de gastar recursos y energía en crear nuevas piezas desde cero, aprovechamos los recursos que ya teníamos a mano y los transformamos en algo nuevo y útil. De esta forma, redujimos nuestra huella de carbono y demostramos que es posible hacer las cosas de otra manera.

Este enfoque sostenible es cada vez más importante en un mundo donde los recursos son limitados y el impacto humano en el medio ambiente es cada vez más evidente. En nuestra empresa, nos enorgullece haber podido contribuir de esta forma al desarrollo de un modelo de negocio más sostenible y respetuoso con el planeta.

¡Sí, Quiero!

Recibe novedades, consejos de cuidado, explicaciones de nuestras técnicas… Directamente en tu correo.